Para hacer el té de humus y el té de compost, consiste básicamente en poner una taza de uno de estos elementos dentro de un calcetín o filtro. Luego de eso, se sumerjen en una cubeta con unos 5 litros de agua tibia y sin cloro (ya que éste mata las bacterias benéficas que contienen) y se deja reposar por una noche completa. Luego se revuelve enérgicamente, se retira el calcetín o filtro con el sustrato sólido y ya está listo el té para utilizar en tus plantas o jardín.